Resumen de nuestra visita a las instalaciones del catering del comedor

Resumen de nuestra visita a las instalaciones del catering del comedor

El pasado 24 de Abril, dos miembros de Ampa y un padre del colegio visitaron las instalaciones de la empresa de catering que suministra el menú al comedor, Aramark. Os dejamos un resumen de nuestras impresiones y lo que nos contaron en esa visita:


VISITA INSTALCIONES DE LA EMPRESA ARAMARK

FECHA 24 de abril de 2018

LUGAR: Bollulos de la Mitación, Sevilla

Este martes dos miembros de la Junta Directiva de la AMPA, Inma y Juan Miguel y un padre del colegio, hemos visitado las instalaciones donde se preparan las comidas de nuestros hijos e hijas por parte de la empresa Aramark.

En la visita hemos estado atendidos por el Jefe de Cocina de la empresa, una nutricionista, dos empleadas, y la coordinadora para nuestro colegio.

El trato ha sido muy correcto y amable, respondiendo a todas las dudas y preguntas que le hemos formulado.

Antes de iniciar la visita hemos estado departiendo unos veinte minutos, donde le hemos efectuado las siguientes preguntas:

  • Número de menús que sirven diariamente: Nos contestan que sobre unos 125.000 diarios
  • Provincias a las que se atiende desde las instalaciones: Sevilla y Cádiz
  • Frecuencia de reparto: 2 y/o tres veces por semana
  • Origen de los productos y materias primas: 100% Andalucía
  • Tipo de productos y materias primas: 90% ecológicos
  • Variedad de la fruta: Al ser ecológicas, la existente en el Mercado según la temporada.
  • Caducidad y vida útil de los alimentos: Dado el volumen de menús servidos los productos son utilizados contando con margen amplio de caducidad.
  • Aspecto de la fruta: Nos comentan que al no ser una fruta tratada, sino ecológica. Su presentación no es igual de bonita que otra que está preparada para ser ser presentada en un mercado.
  • Respecto a la caducidad, comprobamos que había un palet de manzanas que habían sido recibidas el 13 de abril, y aun no se habían servido. Es decir llevaban 9 días en el almacén.

Nos hemos quejado de:

  • Las cantidades servidas en los menús, y en concreto de la fruta y los platos de albóndigas.
  • La no diferenciación entre infantil y primaria.
  • Lo poco atractivo de los menús para los niños y niñas, al ser menús muy monótonos.

Han respondido derivando casi toda la responsabilidad a la Consejería de Educación, y a los protocolos y pliegos de condiciones técnicas de los concursos de que establecen el gramaje, las kilocalorías, la frecuencia de la carne, pescado…

Le manifestamos que pensamos que la alimentación debía entrar también por la vista, y que la realidad es que, puede que los menús fueran 100 seguros desde un punto de vista alimentario, y nutritivamente equilibrados, pero que en los colegios los niños y niñas salían con hambre, por la poca cantidad y porque no se comían la comida, por su mala presentación y a veces poco atractivo sabor.

Nos llevaron a la puerta de recepción de material por donde comenzamos la visita. Empezamos la visita viendo el almacén de pastas, legumbres y arroz, este está a 6 grados para evitar la proliferación de ácaros. En esta sala se pueden apreciar pallets, con arroz, alubias blancas, macarrones, espaguetis y fideos, todo comida orgánica (patatas, legumbres, arroces, pastas, fruta).

El etiquetado de todos los productos  es visible, de donde viene, quien lo trae, como lo trae, fecha de elaboración, fecha de envasado y fecha de caducidad, esta ultima tardía nos dijeron, el producto que antes caducaba lo hacía en diciembre de este año, comprobamos una de las bolsas y era así. Comprobamos que los productos que se nos enseñaron eran ecológicos y de empresas ubicadas en Andalucía, en concreto se nos mostró una bolsa de patatas cortadas en dados, de una empresa de Granada.

Una vez que salimos de la cámara de pastas, pasamos por un pasillo donde se encuentran las cámaras de frio ( -20 grados) en estas permanecemos poco tiempo,  se nos mostraron las cámaras frigoríficas pero no se nos enseñó ningún alimento, ni pescados, ni carnes..

Después pasamos a la sala de preparación donde en ese momento no había nadie trabajando ni ningún producto (materiaa primas etc.,)

A continuación entramos en la cocina donde nos topamos a la izquierda con cinco recipientes preparados para poner en remojo. A unos metros en la parte izquierda hay tres ollas gigantes de 500 litros una de 300 y otra más pequeña de 150, esta ultima para uso exclusivo de dietas especiales (celíacos, intolerantes, dietas especiales, etc.) nos dijeron tienen todo un surtido de material exclusivo para tratar este tipo de alimentos (dietas especiales), marcado con colores distintos en el mango para evitar confusiones, pero no nos lo ensenaron. Si vimos que distinta maquinaria, y una parte de la cocina tenían carteles donde ponía Dietas. Nos dijeron que en esa empresa el tema de tratamiento, preparación, conservación y almacenaje de platos para dietas especiales lo llevan a rajatabla y con especial atención, y que no había posibilidades de cruces. No pudimos comprobarlo al no haber nadie trabajando.

Las ollas, material e instalaciones  estaban vacíos y en buen estado de limpieza.

En la misma sala que las ollas a la derecha se pueden apreciar cuatro hornos industriales para el preparado de “fritos” como empanadillas, croquetas o palitos de merluza. También nos enseñaron el colorante alimentario que utilizan, y comprobamos que ponía ecológico.

En uno de estos hornos reservado solo y exclusivamente para la preparación de platos de dietas especiales.

Visitada la cocina nos enseñan la sala de abatidores, son unas máquinas que lo que hacen es bajar la temperatura paulatinamente de los platos recién preparados hasta los tres grados para poder envasarlos en frio y así evitar la proliferación de bacterias, una vez envasados se deben consumir en una semana, los platos nos dijeron se preparan para un consumo previsto de dos días posteriores a su preparación, así los del lunes los preparan el sábado, los del jueves el martes y así sucesivamente. No obstante esto se contradice con el reparto tres veces a la semana, y con el mantenimiento en frio en sus dependencias un máximo de siete días, cuando según ellos la normativa les permite hasta doce.

Todo el recinto de la visita está a 6 grados, menos la sala de distribución que está a 2 grados, pensando para mantener la cadena de frio durante todo el proceso estés en la zona que estés.

A la sala donde se envasan las bandejas con plástico termo sellado, pasando por un detector de metales, no se nos invita a entrar y a troves de dos cristales en las puertas observamos a dos operarias trabajando en el sellado de bandejas con una crema (las bandejas son de platico, cuando se recomienda que  no metálicas) 

Nos llamó la atención que solo vimos a dos personas trabajando, y nos dijeron que comenzaban a cocinas a las 4 de la mañana, para poder atender la cadena de trabajo completa.

En resumen, quienes hicimos la visita salimos satisfechos del trato recibido y de las explicaciones dadas, así como de las instalaciones aceptables, limpias, y ordenadas.

 

Deja un comentario